Medalaganariamente…

septiembre 23, 2009

La veracidad

Filed under: 1 — medalagana @ 11:31 am

En el día de ayer los legisladores rechazaron incluir el término “veraz” en el artículo de la nueva Constitución relativo a la libertad de expresión. Me alegra que así haya sido; sin embargo, me preocupa que hayan personas que no comprendan cuál es el compromiso de los periodistas al difundir una información, pretendiendo limitar el ejercicio de la libertad de prensa al querer obligarles a decir “la verdad y nada más que la verdad“.

La obligación del periodista es y debe ser la de difundir informaciones ajustadas a la realidad, pero la realidad es distinta dependiendo de los ojos que se mire, una misma noticia no es difundida desde la misma óptica por dos medios distintos. Un ejemplo reciente es el caso de la mal llamada “Guerra de Irak” vista de una forma por CNN y de otra por Al Jazeera. Nadie cuestiona que en ambos medios trabajasen periodistas, ni tampoco que sus informaciones no fueran “veraces“, en ambos casos se difundía la realidad vista por ojos distintos; de ahí que resulte imposible imponer a un periodista que su información sea “veraz“, ¿para quién? ¿quién decide qué es veraz y que no lo es? ¿qué alcance tiene el término veraz en el tratamiento de la noticia, de la realidad difundida por los medios?

Un autor español al referirse al concepto de “veracidad” en el manejo de la información por parte de los periodistas, señaló lo siguiente: “la veracidad se compone de los elementos siguientes: 1) debe versar sobre hechos objetivos y reales; 2) los hechos deben ser comprobados razonablemente; y, 3) el informador debe ser diligente en la averiguación del hecho, aunque éste no sea exacto o incontrovertible. Es suficiente una actitud positiva hacia la verdad.” (Carreras Serra, Luis. Régimen Jurídico de la Información, 1996, Barcelona)

Según el jurista y magistrado argentino Bernardo Nespral, si el informador cumple con los requisitos anteriores estará “perfectamente legitimado para difundir los hechos de que tiene conocimiento, libre de toda responsabilidad, si no causa daño y aunque no se ajuste a la realidad.” (Nespral, Bernardo. Derecho de la información. Periodismo, deberes y responsabilidades, 1999, Buenos Aires)

Y yo añado: si causa daño, entonces deberá repararlo, siempre y cuando le sea atribuida una falta y que dicha falta esté directa y proporcionalmente relacionada con el daño ocasionado. Pero esa reparación, esa sanción al periodista que incumple una obligación ética – no jurídica – debe ser posterior, pues el principio de la no censura previa debe prevalecer.

Reitero que me alegro de que no hayan constitucionalizado la obligación de “veracidad“, sobre todo, porque quienes querían incluirla deseaban más bien impedirle a los periodistas “ajustarse a la realidad“, para lograr que se ajustaran a “su verdad“. 

Una pequeña batalla ganada, pero los derechos siguen en peligro, el derecho de la información está en grave peligro, no hay que descansar en la lucha contra aquellos que desean retroceder y limitar un derecho que nos ha servido para verles a todos el refajo sucio y asqueroso, para ver la forma en que hacen uso de los fondos públicos. 

Debemos mantenernos atentos y alerta ante cualquier intento de coartar la libertad de prensa con sutilezas, limitar el derecho a la información en cualquier forma.

En nuestros días, un ciudadano a quien se oprime no tiene, pues, más que un medio para defenderse; y es dirigirse a la nación entera, y, si se mantiene sorda, al género humano; no tiene más que un medio para hacerlo, y es la prensa (…) la igualdad aísla y debilita a los hombres, pero la prensa pone al lado de cada uno de ellos un arma muy poderosa, de la que el más débil y el más aislado puede hacer uso. La igualdad quita a cada individuo el apoyo de sus prójimos; pero la prensa le permite llamar en su ayuda a todos sus conciudadanos y a todos sus semejantes (…) la prensa es, por excelencia, instrumento democrático de la libertad“. (Alexis de Tocqueville, La democracia en América, cap. 38)

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.